Reglas de saque de pádel

Cuando comienzas a jugar a algún deporte, todo son reglas. Infinidad de “eso no está permitido” y de “esto tienes que hacerlo así” que pueden resultar bastante mareantes. Es solo una fase. Una vez hemos interiorizado todas las normas del juego, no necesitamos volver a pensar en ellas de una manera consciente. Están integradas en tu manera de jugar, de moverte, de golpear. Pero, para eso, primero hay que pasar por la fase del conocimiento. La mejor manera de pasarla es jugando, claro. Pero también leyendo sobre ellas para luego ponerlas en práctica.

En el pádel, en concreto, algunas de las reglas que más confusión generan en los primeros partidos son las reglas de saque. El saque de pádel tiene muchas particularidades cuya asimilación puede ser todo un reto. Sobre todo si le sumamos que, al menos al principio, la técnica tampoco acompaña. Esto convierte el saque en un quebradero de cabeza para muchos principiantes. Un mensaje: tranquilos, os acabarán encantando. Solo tenéis que conocer bien las normas de saque del pádel para empezar a cogerle el gustillo.

Hoy hablaremos en profundidad de este asunto. Nos dedicamos a la construcción de pistas de pádel, sí. Pero también nos encanta jugar y ayudarte a que te lo pases bien.

 

Saque del pádel, qué está permitido

Empecemos por lo más básico: dispones de una segunda oportunidad en caso de que falles el primer saque. No está nada mal, ¿eh? Además, tienes que tener ambos pies por detrás de la línea de saque en el momento del saque para que sea válido. Y no solo está permitido botar la pelota antes de sacar, sino que es obligatorio. Después de todo, no estamos jugando al tenis. A diferencia del deporte de Nadal y Compañía, que se lanza la pelota al aire y se golpea hacia abajo, el saque en pádel se realiza desde abajo. Nada de lanzar la pelota al aire.

De hecho, en el momento de golpear la pelota, esta tiene que estar a la altura de la cintura o por debajo de esta. De lo contrario estaríamos ante un saque inválido. Por otro lado, y aquí sí coincide con el tenis, hay que sacar al rival que está en frente de nuestro compañero. En otras palabras: hay que sacar en diagonal. Con independencia de los tipos de pistas de pádel. La superficie no afectará nunca a las normas de juego. También hay que tener en cuenta que la pelota debe superar la red y golpear en el otro campo, nunca fuera de él.

 

Saque en el pádel, que no está permitido

Como es lógico, y dicho todo lo anterior, hay muchas prácticas que no están permitidas en el saque de pádel. Por ejemplo, tener los pies puestos sobre la línea de saque o en el propio campo, sacar con la pelota botando encima de la cintura, lanzar la bola más allá de la línea de saque del receptor, sacar cuando el restador o receptor no esté preparado o andar, correr o saltar mientras se saca. Todas ellas son prohibiciones contempladas en las reglas de saque de pádel oficiales.

Del mismo modo, también se considerará falta en el servicio si fallas al intentar golpearla, si la pelota te golpea a ti o a tu compañero, si toca la malla metálica del campo contrario antes del segundo bote o si la pelota bota en el campo contrario y sale por la puerta antes del segundo bote. Y, hablando de botes, vamos a solucionar una de las dudas que más polémica genera. Hablamos de los dos botes en el saque de pádel. Y de manera muy sencilla: sí, la pelota puede botar dos veces en el cuadro de recepción del rival.

De esta manera lo indica, de manera implícita, la Regla número 8 del reglamento oficial del pádel: “El jugador que resta deberá esperar a que la pelota bote dentro de su recuadro de recepción de saque y golpearla antes de que bote en el suelo por segunda vez”. O será punto para quien saque. Claro como el agua. ¡A practicar!

Por | 2019-06-20T13:57:22+00:00 agosto 13th, 2019|Deportes|