Mantenimiento parques infantiles, los mejores consejos

Los parques infantiles están especialmente dedicados a la infancia. De hecho, en muchos casos se prohíbe el acceso a aquellas personas mayores de determinada edad. Aunque los padres o tutores de los pequeños pueden acompañarlos, lo más habitual es que jueguen solos. Por esta razón es fundamental asegurar un buen mantenimiento parques infantiles.

Los elementos más frecuentes de estos recintos pueden suponer un grave peligro para los niños. Los columpios, toboganes o balancines son ya de por sí arriesgados, pero si se encuentran en malas condiciones, se convierten en una gran amenaza para su seguridad. Como fabricantes de parques infantiles, estamos concienciados con la importancia de cuidar estos espacios. Por eso, buscamos elementos de gran durabilidad y que se conserven en las mejores condiciones posibles.

Además, la seguridad de los niños en parques infantiles es obligaría. Aunque en España no existe un Real Decreto al respecto, sí que contamos con reglas generales. La normativa sobre parques infantiles vigente data del año 1998 y establece medidas que aseguren el correcto mantenimiento de estos espacios. Sin embargo, estas reglas son recomendaciones, por lo que en algunos casos se descuidan estas medidas poniendo en grave peligro a los más pequeños.

¿Qué revisar de los parques infantiles?

¿Cómo mantener parques infantiles? Es muy sencillo. Existe una forma de asegurar el mantenimiento de estos espacios en las condiciones idóneas para los pequeños. Con revisiones periódicas. Estas comprobaciones de la situación de los columpios, el suelo y demás componentes de un parque, deben realizarse de manera constante cada cierto tiempo.

Aunque es imposible eliminar por completo el riesgo de estos espacios, debemos tratar de prevenir situaciones peligrosas. Para tratar de asegurar que se reduzcan las amenazas en estos espacios debemos asegurar que todos sus componentes están en perfecto estado. Así se asegurará que el parque es seguro para el juego de los niños y se podrá arreglar cualquier problema para que el recinto vuelva a ser seguro.

Para empezar, todos los anclajes deben ser revisados. La estabilidad de los columpios y elementos del parque es fundamental para evitar caídas innecesarias. Además, aunque los materiales de estos espacios suelen ser muy resistentes, es fundamental revisar su estado. A pesar de su durabilidad, están expuestos a muchos agentes externos y a un gran uso. Por eso, debemos comprobar cada cierto tiempo en que condiciones están. Así, evitaremos roturas y deformaciones.

En relación con este último punto, también es importante comprobar que no existe ninguna parte que sobresalga de forma indebida o que sea cortante. De la misma forma, es aconsejable instalar pavimentos seguros y espacios almohadillados donde exista el riesgo de que los pequeños se golpeen. También hay que controlar los espacios con huecos para que nadie quede enganchado en ellos.

Recomendaciones en parques infantiles

Las recomendaciones que nos propone la normativa para asegurar los parques para niños, constan de varios puntos. Para empezar, todos los aspectos que engloban la construcción de parques infantiles deben estar bien cuidados. Todas las medidas, distancias, elementos de protección, alturas de seguridad, etc. deben cuidarse al detalle.

Además, los materiales utilizados deben garantizar también su seguridad. Los pavimentos de cemento son un riesgo innecesario, existiendo la posibilidad de instalar suelos de caucho que amortiguan impactos.

También es recomendable contar con letreros de advertencia donde se expongan las reglas del recinto. Las normas que deben regir el parque incluirían la edad recomendada o las practicas que no se pueden realizar dentro del recinto.

Por último, como ya hemos mencionado, es fundamental llevar a cabo un mantenimiento regular. De esta forma, debemos comprobar el estado de cada pieza y asegurando que se cumplen medidas para que los pequeños están a salvo.

Por | 2019-06-13T13:57:38+00:00 junio 25th, 2019|Non classé|