El deporte del rugby, conocido por su intensidad, estrategia y camaradería, ha cautivado a millones de aficionados en todo el mundo. Aunque nuestro enfoque principal son los campos de rugby y la construcción de pistas deportivas, vamos a hacer un repaso de los mejores jugadores de este deporte.

Cuáles son los mejores jugadores de rugby actuales

Varios nombres brillan en el panorama internacional, destacándose por su habilidad, técnica y liderazgo en el campo. Estos jugadores de rugby no solo son admirados por sus fans, sino también respetados por sus oponentes, y son una fuente de inspiración para las nuevas generaciones.

El mejor jugador de rugby del mundo

Uno de los nombres que constantemente surge en las discusiones sobre el mejor jugador de rugby del mundo es el de Beauden Barrett, el as de Nueva Zelanda. Conocido por su excepcional velocidad, agilidad y visión de juego, Barrett ha sido un elemento clave en los éxitos recientes de los All Blacks. Sus habilidades no se limitan a su impresionante carrera; también es un magnífico pasador y un fiable pateador, lo que lo convierte en un jugador completo y versátil.

Otro jugador que merece mención en esta categoría es Maro Itoje de Inglaterra. Itoje, famoso por su presencia física y su astucia táctica, ha sido un pilar en el equipo inglés, aportando no solo en términos de habilidades de juego, sino también en liderazgo y carácter.

En el hemisferio sur, no podemos dejar de mencionar a Siya Kolisi de Sudáfrica, el capitán que llevó a los Springboks a la victoria en la Copa Mundial de Rugby 2019. Su historia de superación personal y liderazgo en el campo lo convierten en una figura emblemática no solo en Sudáfrica, sino en todo el mundo del rugby.

Antoine Dupont de Francia es otro jugador que ha llamado la atención en los últimos tiempos. Conocido por su creatividad, destreza y capacidad para leer el juego, Dupont ha sido fundamental en la revitalización del equipo francés, llevándolo a nuevos niveles de competencia y éxito.

Finalmente, Aaron Smith, también de Nueva Zelanda, es ampliamente reconocido como uno de los mejores medios scrum del mundo. Su capacidad para controlar el ritmo del juego y su precisión en los pases son cruciales para la forma en que los All Blacks implementan su estrategia en el campo.

Estos jugadores de rugby, entre otros, están marcando la pauta en el rugby moderno. Con habilidades que abarcan desde la velocidad explosiva hasta la inteligencia táctica, pasando por el liderazgo inspirador, representan lo mejor del rugby actual. Son atletas que no solo dominan en el campo, sino que también inspiran a futuras generaciones a alcanzar la grandeza en este emocionante deporte.

Los 10 mejores jugadores de rugby de la historia

El rugby, un deporte con una rica historia y una profunda tradición, ha visto pasar a muchos jugadores de rugby legendarios a lo largo de los años. Estos atletas no solo se destacaron por su habilidad en el campo, sino también por su capacidad para influir y cambiar el juego. A continuación, presentamos una lista de los que consideramos los 10 mejores jugadores de rugby de todos los tiempos, basándonos en su impacto, logros y reconocimientos a lo largo de sus carreras.

Jonah Lomu (Nueva Zelanda)

Considerado por muchos como el primer verdadero superastro global del rugby, Lomu revolucionó el juego con su combinación de velocidad y potencia. Su actuación en la Copa Mundial de Rugby de 1995 es legendaria y cambió para siempre la forma en que se jugaba al rugby.

Richie McCaw (Nueva Zelanda)

Capitán de los All Blacks durante uno de sus períodos más exitosos, McCaw es uno de los jugadores de rugby más laureados en la historia del rugby. Con un récord de tres veces Jugador del Año de World Rugby, es conocido por su liderazgo, resistencia y habilidades en el ruck.

Martin Johnson (Inglaterra)

Capitán de Inglaterra en su triunfo en la Copa Mundial de Rugby 2003, Johnson era un líder indiscutible en el campo. Su presencia física y su entendimiento táctico lo convirtieron en uno de los mejores segundas líneas de todos los tiempos.

Dan Carter (Nueva Zelanda)

Posiblemente el mejor apertura en la historia del rugby, Carter era conocido por su increíble habilidad para marcar desde cualquier parte del campo, su visión de juego y su calma bajo presión.

John Eales (Australia)

Apodado “Nobody” (porque “Nobody’s perfect”), Eales es uno de los pocos jugadores de rugby que han ganado múltiples Copas Mundiales. Su habilidad para patear goles lo distingue de otros segundas líneas.

Brian O’Driscoll (Irlanda)

Ampliamente considerado como uno de los mejores centros de la historia, O’Driscoll combinaba habilidades defensivas con una gran capacidad para atacar y romper líneas.

Sergio Parisse (Italia)

Un número ocho que se destaca por su habilidad en el manejo del balón y su liderazgo. Parisse ha sido un faro de excelencia en equipos italianos que a menudo luchaban en el Seis Naciones.

Gareth Edwards (Gales)

Considerado por muchos el mejor medio scrum de todos los tiempos, Edwards era conocido por su habilidad atlética, su visión de juego y su capacidad para marcar tries memorables.

Joost van der Westhuizen (Sudáfrica)

Jugador clave en la victoria de Sudáfrica en la Copa Mundial de Rugby 1995, van der Westhuizen era conocido por su valentía defensiva y su capacidad para controlar el juego.

David Campese (Australia)

Uno de los grandes alas, Campese era famoso por su “goose step” y su habilidad para crear y anotar tries. Su récord de 64 tries en tests fue durante mucho tiempo un récord mundial.

Cada uno de estos jugadores de rugby ha dejado una marca indeleble en el rugby, no solo por sus habilidades individuales, sino también por su capacidad para inspirar a sus equipos y a sus seguidores. Son verdaderos iconos del deporte y su legado continúa influyendo en las generaciones actuales y futuras de jugadores de rugby.

Quién es el mejor jugador de rugby de la historia

Determinar quién es el mejor jugador de rugby de la historia es una tarea compleja y subjetiva, ya que involucra comparar épocas, posiciones y estilos de juego diferentes. Sin embargo, hay un nombre que a menudo surge en este debate: Jonah Lomu.

Jonah Lomu, el fenomenal ala de Nueva Zelanda, dejó una impresión indeleble en el mundo del rugby. Su impacto en el deporte fue tan profundo que incluso aquellos con un conocimiento limitado del rugby conocen su nombre. Su combinación de tamaño, fuerza y velocidad era algo nunca antes visto en el rugby de alto nivel. Lomu medía 1,96 metros y pesaba alrededor de 120 kilogramos, pero lo que realmente asombraba era su capacidad para correr los 100 metros en menos de 11 segundos, una hazaña impresionante para un hombre de su tamaño.

Su llegada a la escena mundial se produjo durante la Copa Mundial de Rugby de 1995 en Sudáfrica, donde asombró al mundo con su habilidad para romper defensas y anotar tries espectaculares. Su rendimiento en ese torneo fue tan dominante que cambió la forma en que los equipos pensaban sobre el físico y el papel de los alas en el rugby. Lomu no solo era un atleta excepcional, sino también un jugador de equipo dedicado y un deportista ejemplar.

A pesar de sufrir de una enfermedad renal crónica, que finalmente truncó su carrera, Lomu logró establecer un récord de 15 tries en Copas del Mundo, un récord que se mantuvo durante muchos años. Más allá de sus estadísticas y logros, lo que realmente hace a Lomu el mejor para muchos aficionados es el miedo y el respeto que inspiraba en sus oponentes y la emoción y admiración que despertaba en los fanáticos. Su habilidad para cambiar el juego y su presencia imponente en el campo eran incomparables.

En resumen, Jonah Lomu es considerado por muchos el mejor jugador de rugby de la historia no solo por sus habilidades físicas y su rendimiento en el campo, sino también por cómo cambió el juego y por el legado duradero que dejó en el deporte. Su historia es una de grandeza, valentía y resiliencia, y continúa inspirando a jugadores y aficionados alrededor del mundo.

Cuáles han sido los jugadores de rugby mejor pagados

En el mundo del rugby, al igual que en muchos otros deportes, los jugadores excepcionales son recompensados no solo con reconocimiento y respeto, sino también con contratos lucrativos. A lo largo de los años, hemos visto cómo algunos jugadores de rugby han establecido nuevos estándares en términos de compensación financiera, reflejando tanto su habilidad en el campo como su capacidad para atraer a aficionados y patrocinadores. Aquí, echaremos un vistazo a algunos de los jugadores de rugby mejor pagados en la historia.

  • Dan Carter (Nueva Zelanda): Carter, considerado uno de los mejores aperturas en la historia del rugby, firmó un contrato con el club francés Racing 92 que fue reportado como el más lucrativo en la historia del rugby en ese momento. Su habilidad en el campo y su popularidad fuera de él lo convirtieron en una figura altamente comercializable.
  • Charles Piutau (Nueva Zelanda): Piutau sorprendió al mundo del rugby cuando firmó con el Bristol Bears en la Premiership inglesa. Su contrato estableció un nuevo récord para un jugador de rugby, subrayando su estatus como uno de los jugadores de rugby más emocionantes del deporte.
  • Matt Giteau (Australia): Giteau, una estrella del rugby australiano, se convirtió en uno de los jugadores de rugby mejor pagados cuando se mudó al club francés Toulon. Su versatilidad en el campo y su experiencia lo hicieron extremadamente valioso para su equipo.
  • Johnny Sexton (Irlanda): Sexton es otro jugador que ha disfrutado de un salario impresionante, gracias a su habilidad como apertura y su importancia clave para el equipo irlandés. Su paso por el Racing 92 de Francia también fue lucrativo antes de regresar a Leinster.
  • Owen Farrell (Inglaterra): Farrell, uno de los jugadores de rugby más reconocidos en el rugby inglés, ha sido bien remunerado tanto por su club, Saracens, como por la selección inglesa. Su habilidad como apertura y centro lo convierte en un activo valioso.
  • Handré Pollard (Sudáfrica): Pollard, tras su actuación en la Copa Mundial de Rugby 2019, firmó un contrato con el club francés Montpellier, que lo colocó entre los jugadores de rugby mejor pagados. Su rol como apertura y su fiabilidad en los tiros a los palos son altamente valorados.
  • Ayumu Goromaru (Japón): Goromaru alcanzó la fama mundial después de su desempeño en la Copa Mundial de Rugby 2015 y se convirtió en uno de los jugadores de rugby mejor pagados cuando firmó con el club francés Toulon. Su popularidad en Japón también aumentó su valor comercial.

Estos jugadores de rugby han establecido un estándar en términos de compensación en el rugby, reflejando el creciente atractivo comercial del deporte. Su éxito en el campo se ha traducido en contratos lucrativos fuera de él, lo que demuestra que el talento y la habilidad en el rugby pueden ser tan rentables como en cualquier otro deporte de alto nivel.

Need help?