+34 / 915 15 40 34 – +34 658909279 info@grupo-pineda.com

Aunque solemos darle menos importancia de la que tiene, seleccionar adecuadamente los materiales con los que jugaremos al tenis es un punto clave. Empezando, por supuesto, por la propia raqueta. Es por eso que, en uno de nuestros artículos del mes pasado, ya os dimos algunos consejos acerca de cómo elegir una raqueta de tenis. Es un elemento fundamental que determinará nuestro juego. Y, sin embargo, no es el único. Existen algunos más que podrían condicionar enormemente nuestro juego. Y uno de ellos son las zapatillas de tenis que calcemos.
 

Tierra batida en tenis

El factor más importante a la hora de elegir unas zapatillas para practicar tenis es tener en cuenta la superficie sobre la que jugaremos. Como ya explicamos en aquel otro post sobre los diferentes tipos de pistas tenis, cada uno de ellos tiene implicaciones diferentes sobre nuestro juego. La pelota no rebota a la misma velocidad. O no rebota a la misma altura. Y los resbalones son más habituales o más extraños. Son solo algunas de las variables más notables entre las distintas superficies. Por tanto, obviar este punto sería un grave e innecesario error.
En el caso de la tierra batida, la superficie que nos concierte, ofrece muchísima más resistencia a la bola que las demás clases de pistas de tenis. Así, provoca un bote muchísimo más lento, pero también mucho más alto. Y, aún más importante en relación a las zapatillas de tenis de tierra batida, los resbalones son mucho más frecuentes. De esta manera, si no disponemos de unas zapatillas con unas suelas diseñadas para las pistas de tierra batida, es bastante probable que no gocemos de la estabilidad y la seguridad que necesitamos para disfrutar del juego.
Por otro lado, estas pistas de tenis fuerzan un tipo de juego muy particular. Un juego con puntos bastante largos y con mucho juego de fondo con desplazamiento lateral. En ese sentido, también las zapatillas de tierra batida que escojamos deberán estar acondicionadas para estas características de juego. De lo contrario, lo notaremos mucho en nuestro juego. Especialmente quienes sean jugadores más avanzados. En esos niveles, todo detalle es de una gran importancia no solo para llevarse la victoria, sino también para, simplemente, pasárselo bien.
 

Zapatillas de tenis para tierra batida

Por suerte, en el mercado podemos encontrar estupendas zapatillas para tierra batida a todos los precios. En líneas generales, son zapatillas que poseen un patrón de espiga en las suelas. Se trata de un diseño desarrollado específicamente para aumentar el agarre y evitar los incómodos resbalones. Mediante dicha geometría, la arena encuentra más dificultades para adherirse a la suela del zapato. Y esto, como ya sabemos, es el principal causante del deslizamiento. Además, y en caso de adherirse arena, bastará con golpear con la raqueta suavemente.
Pero no es la única ventaja del diseño de espiga. Y es que, además de impedir los deslizamientos involuntarios, también facilita los voluntarios. De esta manera, hace mucho más sencillo el requerido juego de fondo que tiene lugar en el tenis de tierra batida. Podemos desplazarnos de un lateral del fondo a otro con mucha comodidad. Y, lo más importante, sabiendo que no vamos a caernos en mitad del punto, tirando por la borda esos puntos tan largos típicos de la tierra batida.
Por último, también es importante que las zapatillas que calcemos para jugar en tierra batida contengan laterales de gran resistencia. Al ser una superficie que exige mucho desplazamiento lateral, los laterales son una parte de las zapatillas que sufre especialmente. Si queremos que las zapatillas nos duren, debemos considerar todo esto. Como ves, las mejores zapatillas para tenis en tierra batida son las diseñadas específicamente para este tipo de pista. Pero no descuides otros aspectos como la talla, la comodidad o la amortiguación.