El gresite es un material compuesto por baldosas de pequeño tamaño, de gran durabilidad y con muy buena resistencia a la humedad. Por esta razón es muy utilizado en la construcción de piscinas, siendo, además, fácil de limpiar y de mantener.

 ¿Te has decidido a colocar una piscina en casa? Es una idea fantástica, siempre que tengas en cuenta los materiales más adecuados para su mantenimiento y uso. Aunque la forma que quieras dar a tu piscina o donde colocarla es importante, lo que es realmente fundamental es qué vas a poner en el fondo de la piscina. Necesitas un revestimiento para piscinas de calidad y con los mejores resultados, necesitas alguno de los tipos de gresite para piscinas.

Gresite antideslizante

A la hora de escoger el gresite para tu piscina, debes asegurarte de que sea antideslizante. ¿Por qué? Porque será la forma de protegerte a ti y a los tuyos de peligrosos y arriesgados resbalones. Si el material escogido presenta un buen agarre evitarás accidentes. Existen cuatro grados de agarre, siendo el 0 el que tiene un efecto antideslizante escaso y el grado 3 el más seguro que existe.

Si lo que te preocupa es que este material pueda afectar a la estética de tu piscina, no tienes de que preocuparte. Tienes una amplia variedad de colores para escoger el ideal para tu piscina.

Por esta razón, el gresite antideslizante o mosaicos antideslizantes crean la textura perfecta para el revestimiento de tu piscina. No solamente conseguirás un acabado con un diseño hermoso, sino también serán seguros para tus seres queridos.

Gresite o mosaicos para piscinas

Con este material reduces los riesgos de caídas en tu piscina, pero además consigues un diseño estético para la misma. Por si fuera poco, su limpieza y mantenimiento es sencillo. Además, esta clase de revestimiento puede utilizarse tanto para la piscina en sí como para las escaleras, las partes externas o las duchas. Su gran resistencia a los elementos lo convierten en un imprescindible del mundo de las piscinas. Sin embargo, si quieres conseguir un acabado perfecto, lo mejor es contar con profesionales de la construcción de piscinas.

Piscina de gresite azul

Con el gresite puedes formar mosaicos con baldosas de diferentes colores o puedes decantarte por un solo color. El gresite azul es un habitual para las piscinas. No solamente se trata de un color típico y que estamos acostumbrados a ver, sino que, además, imita el color habitual del agua, ya que como el agua al reflejar el cielo suele verse de color azul, representa este efecto. Además, es un color claro y limpio que siempre será un acierto para tu piscina.

Piscina de gresite blanco

Una piscina de gresite blanco puede quedarte ideal. Se trata de un fondo muy claro que dará un aspecto de limpieza a la piscina. Ten en cuenta que, además, puedes combinarla con otros colores para crear diferentes mosaicos o dibujos en el fondo o en las paredes de tu piscina.

Piscina de gresite verde turquesa

La piscina de gresite verde turquesa es otro tono muy habitual y al que estamos muy acostumbrados. Sin embargo, debes tener cuidado a la hora de combinarlo para que quede bien. Nuestros expertos pueden ayudarte tanto en la instalación y construcción de la piscina como en asesoramiento para los aspectos estéticos.

Gresite verde caribe

¿Quieres una piscina del color de moda? Tu piscina de gresite verde caribe puede quedar ideal. Al tratarse de un tono moderno le da un estilo muy especial a tu piscina.

Piscina beige

Si lo que buscas es una piscina beige, también puedes encontrar baldosas de gresite de este tono. Recuerda que lo mejor es contar con profesionales para la instalación de estos materiales. Confía en nosotros y asegura el revestimiento perfecto para tu piscina. ¡Llámanos!

¿Necesitas ayuda?