+34 / 915 15 40 34 – +34 658909279 info@grupo-pineda.com

En países como España, el rugby no es un deporte predominante. Pero este deporte, nacido en Inglaterra durante la primera mitad del siglo XIX, es una de las disciplinas deportivas más populares en los países anglosajones y, también, en muchos de los países que formaron parte alguna vez del Imperio Británico. Países como Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda, Irlanda del Norte, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica o Tonga. Son, junto con Argentina, Uruguay o Francia, las potenciales del rugby a nivel mundial. ¿Pero qué es el rugby exactamente?
 

¿Qué es el rugby?

Según la Real Academia Española, el rugby es un “deporte de equipo que se practica con un balón ovalado”. Hasta ahí, nada nuevo. Porque todos sabemos que el rugby es mucho más que eso. Para empezar, y de la misma forma que ese otro famosísimo deporte practicado por más de 270 millones de personas en todo el mundo, el fútbol y sus variedades, el rugby proviene directamente del fútbol mediaval británico. Un deporte, también conocido por el nombre de fútbol de carnaval, donde la fuerza y la violencia también tenían un papel muy importante.
Porque esa es una de las características primordiales del rugby. Los jugadores de rugby utilizan la violencia de manera sistemática para frenar a sus rivales. No obstante, y a diferencia de lo que puede parecer a quienes nunca lo han practicado, el rugby es un deporte muy noble. De hecho, hay un respeto fascinante de los jugadores tanto por el reglamento como por los equipos rivales. Hasta tal punto que, después de los partidos, se produce siempre una reunión entre ambos equipos y árbitros para confraternizar y aliviar las tensiones de los partidos.
¿Te ha picado la curiosidad por este deporte? ¿Quiénes saber cómo se juega al rugby? Pues acompáñanos solo un poquito más porque vamos a contarte todo lo que necesitas saber para no perderte con este deporte.
 

Normas del rugby

Las normas del rugby, como en cualquier otro deporte de presencia mundial, están delimitadas por una entidad de carácter internacional. En este caso, se trata de la World Rugby, cuya sede se encuentra en la capital irlandesa de Dublín y que comprende hasta 103 federaciones de distintos países. Una organización que, además, mantiene un perfil revisionista de las propias leyes de juego. Mucho más que otras organizaciones deportivas. Es más, en 2009 desarrolló y aprobó hasta 16 cambios normativos, muchos de esos de verdadera trascendencia en el juego.
Pero vayamos con las normas del rugby propiamente. Para empezar, debemos conocer que en el rugby siempre juegan enfrentados dos equipos de quince jugadores cada uno. También que, aunque existen terrenos de juego de arena, tierra, nieve o césped artificial, al igual que existen diferentes tipos de pistas de tenis, lo habitual es que el terreno de juego sea de césped natural. Un terreno de juego que, por otra parte, tiene que tener un máximo de noventa y cinco metros de largo y de sesenta y cinco metros de ancho. Eso sin contar las zonas de anotación.
Además, en ambos extremos del terreno de juego, justo en el centro de la línea de anotación, encontramos dos postes unidos por un travesaño. Forman parte de otro sistema de puntuación. En cuanto a la pelota, y como ya apuntamos a tenor de la definición de la RAE, tiene una forma ovalada que dificulta su golpeo. Por otro lado, en el deporte del rugby los partidos duran ochenta minutos, a razón de cuarenta minutos por parte. Y quien haya obtenido más puntos a lo largo de ese tiempo, gana el partido.
¿Y cómo se consiguen esos puntos? Hay múltiples maneras. El ensayo, cuando el jugador de rugby dispone con manos, brazos o pecho el balón en la zona de anotación. El ensayo de castigo. El puntapié de botepronto, que ocurre cuando el balón pasa entre los postes de fondo tras dicho golpeo. El puntapié de castigo, parecido a eso que en fútbol conocemos como penalti. Y la conversión básica. Son muchas más las normas que conforman este maravilloso deporte. Pero, si te interesa, te recomendamos empezar a practicarlo. Eso sí, con cuidado.