+34 / 915 15 40 34 – +34 658909279 info@grupo-pineda.com

En nuestro artículo acerca de cómo se juega al rugby hicimos una incursión en su definición, sus características y sus normales principales. Y es que el rugby, tan poco practicado en España en comparación con muchos de los países anglosajones, es un deporte apasionante que tiene muchísimo que ofrecernos en todos los niveles. Es por eso que hoy, para seguir animándote a que lo pruebes al menos una vez, vamos a analizar cuáles son los rasgos distintivos del campo de rugby: sus dimensiones, sus líneas, sus superficies y todo cuanto es necesario saber.
 

Cómo es el campo de rugby

Probablemente no hayas pisado nunca un terreno de juego de rugby, pero con toda seguridad has visto muchos de ellos en películas y series de televisión. Por eso no te sorprenderemos demasiado si te decimos que el campo de rugby es un campo rectangular. Aunque las distancias no son exactamente las mismas, es un terreno que sin las debidas líneas podríamos confundir con el terreno de juego del fútbol tradicional. Sin embargo, como hemos apuntado, tanto las líneas como otros elementos de juego reducen el equívoco a un monumental despiste.
Más adelante hablaremos de dichas dimensiones y de dichos elementos, pero ahora vamos a centrarnos en algo muy importante en la pista de rugby: la superficie. Y es que, como todos sabéis, el rugby es un deporte muy duro donde se producen muchos choques y muchas caídas. En ese sentido, están terminantemente prohibidas todas las pistas de superficies permanentemente duras como el cemento. Después de todo, una pista de rugby de ese tipo podría incrementar las lesiones de los jugadores y poner en riesgo su salud física.
En su lugar, la pista de rugby deberá tener una superficie natural con capacidad de amortiguación. Por ejemplo, las superficies de tierra, de arena o de hierba, siendo esta última la superficie por antonomasia del rugby. Aquella más utilizada y que mejor encaja con las características del rugby. Además, también existen superficies de nieve, pero en estos casos es imprescindible que tanto la nieve como la superficie que haya debajo sean seguras para los jugadores. Es decir, que no nos serviría una pista de nieve sobre cemento. Demasiado peligrosa.
 

Medidas campo de rugby

Ahora que conocemos las distintas superficies que se utilizan podemos adentrarnos en las medidas del campo de rugby. En ese sentido, el terreno de juego no puede nunca ser inferior a los noventa y cinco metros de largo ni superior a los cien metros. Además, su anchura deberá estar comprendida entre un mínimo de sesenta y seis metros y un máximo de setenta metros. En cuanto a las zonas de marca, las zonas del campo donde se consiguen los ensayos que puntúan, deberán disponer de una longitud mínima de diez metros y una máxima de veintidós.
Como decíamos antes, el rugby es un deporte de contacto bastante duro. Es por eso que entre una de las medidas del campo de rugby indispensables es la de las zonas libres alrededor del terreno de juego. En concreto, deben contar con un mínimo de tres metros y medio. ¿Pero y qué hay de las líneas? Encontramos las líneas de mitad de campo, las líneas de touch, las líneas de goal, las líneas de pelota muerta, las líneas de touch-in-goal y las líneas de veintidós metros.
Por último, debemos hablar de los postes. En rugby, además de mediante las zonas de marca, se pueden realizar puntos mediante los goles. Pero no imagines una portería de fútbol en el campo de rugby. Se trata de dos postes laterales de una altura mínima de 3,4 metros unidos por un poste horizontal de 5,6 metros de ancho y situado a tres metros del suelo. Con la siguiente imagen conseguirás verlo mucho más claro. Ahora ya sabes lo suficiente como para lanzarte a probarlo. ¿Te apetece?